En la parroquia del barrio Aldana, la comunidad se ha propuesto como lema inspirador, “ser misericordiosos como el padre, por una cultura del encuentro”.

En Viernes por la noche en las Vísperas de su fiesta Litúrgica  luego de la misa se realizó la procesión con luminarias,seguidamente las 22.30, el Festival Folklórico durante el cual se acompañó el tradicional  paso sobre las brasas y la quema de muñecos.

El sábado se celebró la fiesta de uno de los Santos Patronos jurados de la ciudad de Corrientes , San Juan Bautista, partir de las 16, se desarrolló la procesión y luego la celebración eucarística que fu presidida por monseñor Andrés Stanovnik

 


RESEÑA

Cada año el 23 de junio se realiza la bendición de cirios y encendido de Las Luminarias en el frente del templo. A las 21:00 horas y hasta las 23:45 veneración a “San Juan Bautista”. Luego se lleva a cabo la quema de muñecos, que simbolizan los 7 pecados capitales. A las 00:00 horas el Tatá Yehasá o paso sobre las brasas.

En esta fiesta que relaciona lo pagano con lo religioso, se realizan misas y procesiones, así como se practica un rito ancestral: el tradicional cruce de las brasas o Tatá Yehasá. A ello se complementa con juegos y pruebas para prever el futuro, averiguar el nombre del futuro novio o esposo, su oficio, si se tendrá hijos y cuentos, etc., valiéndose de diversos medios, entre ellos el plomo derretido.

Vale mencionar que además de la ciudad de Corrientes, las localidades de Ituzaingó y Garruchos celebran el día de San Juan Bautista.

Tatá Yehasá

El cruce de brasas que se practica cada víspera de San Juan, es decir el 23 de junio a la medianoche, constituye una de las prácticas paganas, o adaptaciones del pueblo común al ritual oficial de la iglesia, más impresionantes en toda el área de influencia guaranítica. Constituye un fenomenal acto de fe porque afirma la tradición popular que aquel que tiene firme su creencia el santo lo protege y puede pasar descalzo sobre un colchón de brasas al rojo vivo.

Luminarias
En algunos hogares, la gente enciende las “Luminarias de San Juan” y también se asiste a las iglesias donde se realizan los ritos que establece la liturgia, para la recordación. Las Luminarias son simplemente candiles adornados con finos y translúcidos papeles de colores. También se acostumbra en la zona rural a fabricar las “Lambras”: que son una especie de corona de luces compuesta de candiles de cebo con mechas de trapo, que colocado en media cáscara de naranja, se cuelgan en ramas utilizando finos alambres.

Toro Candil

Otra costumbre popular es el “Toro Candil”, que los niños especialmente y jóvenes utilizan para jugar en el medio de la fiesta que suele acompañarse de bailantas chamameceras. Se fabrican máscaras, a las que se adosan trapos embebidos en combustibles de lento consumo (generalmente kerosén o gas-oíl) con la máscara que representa al demonio, los participantes del fuego se persiguen en sana algarabía.

La costumbre de jugar con fuego se mantiene durante el año, pero las mamás para evitar los peligros que encierra esta práctica, suelen decirles a sus hijos que si juegan con fuego se orinan en la cama durante el sueño, lo que limita la costumbre fuera de la festividad de San Juan.

La Quema de Muñecos

Simbolizan los 7 pecados capitales, es una práctica casi perdida en esta época. Hasta no hace mucho tiempo, sobre todo en las parroquias barriales se reunían los vecinos para la misa formal que dicta la liturgia católica y luego seguía la fiesta popular con baile y quema del muñeco que en esos actos representaba al demonio.