El pasado  miércoles 28 de febrero, el Arzobispo de Corrientes monseñor Stanovnik presidió la misa concelebrada por los obispos  del NEA en la catedral San Antonio, donde en el marco de un templo colmado de fieles se recordó de manera especial a monseñor Víctor Arenhardt, el primer obispo de Oberá que falleció en un accidente vial en 2010.

Los Obispos del NEA como es habitual  se reunieron  en  Oberá,  las 10 Diócesis. el encuentro  estuvo enmarcada por el carácter organizacional de las diócesis de la región y también para aunar criterios con respecto a la atención pastoral entre ello  sobre la religiosidad popular y la forma en que se vive la fe en la región

Estuvieron presentes:

Mons. Damián Santiago Bitar(Oberá)

Mons. Marcelo Martorell (Puerto Iguazú)

Mons. Juan Rubén Martínez (Posadas)

Mons. Andrés Stanovnik OFMCap (Corrientes)

 Mons. Ramón Dus(Resistencia)

Mons. Adolfo Canecín (Goya)

Mons. José Vicente Conejero(Formosa)

Mons. José Macín (Reconquista)

Mons. Gustavo Montini (Santo Tomé )

Mons. Hugo Barbaro (San Roque de Presidencia Roque Sáenz Peña). 

En la celebración eucarística se realizó la bendición de la cripta y del cineraria de la iglesia catedral San Antonio y se recordó de manera especial a Monseñor Víctor Arenhardt, quien fue el primer obispo y falleció de manera trágica en el año 2010.

Durante la homilía, monseñor Andrés Stanovnik recordó al padre Víctor y de manera especial sobre el lema que lo acompañó durante sus meses en el episcopado. “Víctor siempre acompañó al pueblo y fue entendiendo lo que Dios tenía planeado para él. Estuvo cerca del silencio pero era un hombre de palabras justas”, evocó.

Además agregó: “En este tiempo Dios nos fue mostrando el camino, nos fuimos encontrando en él y en su misericordia. Hagamos un parangón con nuestras vidas y podremos vivir también de manera especial este tiempo cuaresmal, al modificar nuestra vida, estaremos modificando nuestro alrededor y de quienes nos acompañan en el camino. Pidamos al señor que nos acompañe cómo también le fue acompañando a Víctor en el camino pastoral y que siempre estemos prevenidos para lo que nos venga”.


Al finalizar se realizó la bendición de la cripta y del nuevo cinerario que se encuentra en el subsuelo de la iglesia catedral San Antonio. La bendición se realizó de manera solemne y contó con las palabras de los tres obispos de la provincia Monseñor Juan Rubén Martínez, obispo de Posadas, Monseñor Marcelo Martorell, obispo de Puerto Iguazú y el obispo local Monseñor Damián Santiago Bitar.

Al finalizar la misa los obispos y sacerdotes presentes firmaron el acta de visitas, y también lo hicieron miembros de la comunidad diocesana.


El Arzobispo de Corrientes, hace una breve síntesis sobre el encuentro en Oberá con los Obispos de las 10 Diócesis que conforman el Nea